El CIRCO de la Ciencia

 

Arriba
Mecánica
Bajas Temperaturas
Gases
Química

  

MAIL

 

   Gracias a la Química nos maravillaremos descubriendo la base de muchas cosas que utilizamos diariamente divirtiéndonos con las más graciosas aplicaciones:

       ¿HILO LÍQUIDO?   

 

   ¿Es posible que de un vaso donde sólo hay lo que parece un liquido, saquemos una bobina de hilo de varias decenas de metros de longitud?. Parece increíble pero no es magia es Química. Pero ¿qué es ese hilo tan raro?; ¿por qué se forma?. Pues resulta que ese extraño y larguísimo filamento no es otra cosa sino nylon, el cual acaba de sintetizarse de forma sorprendente delante de nuestros ojos.

 

   El nylon es un polímero, es decir, está formado por una cadena larguísima de unidades iguales, monómeros, puestas una detrás de otra. Para que nos hagamos una idea, en nuestra vida diaria encontramos cadenas de monómeros por todos lados. El poliester, el teflón, el algodón son algunos ejemplos.

 

   En el vaso nosotros hemos puestos los reactivos necesarios para la síntesis de nylon, y hemos favorecido las condiciones para que la reacción se dé. Así lo que conseguimos es que se vaya formando una cadena sin interrupción. La reacción continúa hasta que la cantidad de reactivos no es suficiente y entonces deja de salir hilo de nylon. Sin embargo hemos conseguido una bobina de hilo a partir de “un vaso con líquido”

 

    Llegados a este punto resulta muy interesante percatarse de que los polímeros tienen muy distintas propiedades. Pueden ser bellos tejidos para jerseys, o impermeábles para chubasqueros, o antiadherentes para sartenes. Y esto depende de cómo varían y de cómo se unen los monómeros.

 

Volver arriba

     DESPERTADOR DE LIMÓN   

 

    ¿Te imaginas que un reloj, o una radio, pueda funcionar sin pilas? Si no te lo cree aquí te lo vamos a demostrar. ¿Qué pensarías si te dijera que haremos funcionar el reloj con un limón?. En vez de pilas utilizaremos… ¡limones!. Aunque parezca mentira no estamos del todo locos, pues esto es posible gracias a la química, tal como podrás ver en directo en la actuación.

 

   La pregunta es simple… ¿por qué funciona el reloj?. Está claro que lo único que hemos hecho ha sido sustituir la pila por el zumo de limón, así que como se puede imaginar, el zumo está realizando el mismo efecto que la pila. Es decir, lo que hacemos es crear nosotros una pila con los limones.

 

   El zumo de limón tiene electrones (cargas negativas) que son transferidos al metal, produciéndose asi una corriente eléctrica que pasa a través del reloj y hace que funcione. Es muy similar a lo que sucede en nuestras casas cuando encendemos una luz. Allí los electrones circulan por los cables transportando la energia eléctrica y haciendo que la lámpara luzca. Aquí somos nosotros los que con el zumo y el metal unidos hacemos correr a los electrones.

 

   Al igual que con el reloj, podemos hacer lo mismo con una radio. Sin embargo, para objetos que necesiten una corriente mayor, no es posible hacerlos funcionar. Por mucho zumo de limón que utilicemos, en principio no podríamos poner a funcionar un ordenador. 

 

Volver arriba

       FÁBRICA DE FLUBBERS   

 

   Es el cumpleaños de nuestro hermano pequeño, y como siempre no sabemos que regalarle y no le hemos comprado nada. Pues no preocuparse, que la Química viene en nuestra ayuda.

 

   ¿Qué le va a gustar más que una cosa verde y asquerosa? Nada, así que le regalaremos un flubber, el antiguo blandi-blú.

 

   Mezclando los componentes adecuados obtenemos un gel de textura pastosa. La estructura de gel es una especie de disolución 'al revés', en la que es el agua la que queda atrapada en la estructura del polímero que se ha entrecruzado mediante la adición de una sal.

 

    Y tenemos un blandi-blú!. Lo podemos coger con la mano pues no tiene sustancias irritantes, pero no se puede llevar a la boca. Al principio suelta humedad, pero sólo es agua, y al cabo del rato va adquiriendo más consistencia. Ya podemos envolverlo y regalárselo... seguro que le encanta.

 

Volver arriba

     DECÍDETE YA !   

 

  ¡Vamos a suspender las prácticas de química!!!. Debíamos preparar una disolución de color ámbar-naranja. y ahora nos sale,... y ahora no, ahora nos sale,... y ahora no, ahora nos sale,... y ahora no.

 

   Pero qué me estás contando! La sustancia cambia altenativamente de color sin que nosotros hagamos nada. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Suspenderé las prácticas, volaré el laboratorio, he descubierto algo nuevo, o es que me han tomado el pelo? 

 

   Resulta que algunas reacciones químicas se producen en varios pasos, de forma que el producto de un paso intermedio es el reactivo del paso siguiente. Además, si el reactivo de partida se va consumiendo y produciendo de manera alternativa, tenemos una reacción oscilante.

 

   Esto es lo que está ocurriendo en nuestra disolución, y como consecuencia cambia de color alternativamente de ambar-naranja a morada, oscilando por tanto entre estos colores. En concreto, esta reacción es debida a la aparición de los iones I y I2 y su reacción con otros elementos en cada uno de los pasos intermedios.

 

   El periodo de oscilación depende de las concentraciones de los reactivos en cada caso.  Cuando el sistema alcanza el equilibrio químico queda una sustancia de color cocacola, incluso con espuma.

 

   Estos procesos se emplean para la detección de escapes de contaminantes.

 

Volver arriba

 


"El Circo de la Ciencia"      Zaragoza, 23 de Octubre de 2003

  Página Creada por Rubén Castro      Optimizada para Internet Explorer 1024x768