El proyecto PARACAT de la investigadora del ICMA Inés García consigue una inyección de financiación europea para su desarrollo

Última modificación: 15/06/2018 - 13:20

Viernes, Junio 15, 2018

Inés García Rubio, investigadora en el laboratorio de Resonancia Paramagnética Electrónica (EPR) del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA), centro mixto entre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Zaragoza (UNIZAR) y profesora en el Centro Universitario de la Defensa contará con medio millón de euros otorgados por la Unión Europea para desarrollar su proyecto PARACAT, cuyo objetivo es buscar catalizadores químicos inocuos, abundantes y baratos.

Esta financiación de 500.000 euros permitirá la contratación de cuatro investigadores durante cuatro años dentro del Programa Marie Skłodowska Curie, de Redes de Formación Innovadora en la modalidad de Doctorado conjunto europeo, para sacar adelante el proyecto.

PARACAT es un proyecto con el que García Rubio propone abordar una necesidad urgente de nuestra sociedad actual: la sustitución de la química de metales nobles y raros por catalizadores de metales de transición inocuos, abundantes y baratos. Su finalidad fundamental es formar doctores en el campo de la catálisis, en un contexto a caballo entre la Química, la Física y la Biología. Para ello se ha formado un consorcio entre cinco universidades europeas que acogerán a los estudiantes (Universidad de Turín, Amberes, Cardiff, Leipzig y Zaragoza) y cinco socios que colaborarán en las actividades de formación e investigación, de los cuales tres son empresas químicas.

La parte del trabajo que se realizará en Zaragoza buscará la inspiración para el diseño de nuevos catalizadores en la naturaleza, ya que algunas de las reacciones químicas que se quieren efectuar a escala industrial ya se llevan a cabo en las células de seres vivos. En concreto, se va a estudiar la oxidación selectiva realizada por dos familias de proteínas que incorporan hierro en su centro activo: peroxidasas y citocromo P450. Aunque las primeras usan el poder oxidante del peróxido de hidrogeno y las segundas activan oxígeno molecular para introducir un grupo OH en un carbono inerte del sustrato, en la actualidad se cree que los dos tipos de proteínas podrían actuar de modo similar.

El objetivo que persigue el proyecto de la investigadora del ICMA es comprender el mecanismo de acción de estas enzimas para poder aspirar a controlarlo y, así, domesticar la proteína para usarla en procesos industriales, o bien diseñar a medida catalizadores bioinspirados para aplicaciones de síntesis o detoxificación fuera de las células. Las posibles aplicaciones de este nuevo catalizador irían mucho más allá de lo que hoy podemos imaginar: aplicaciones médicas y farmacéuticas (defensa y detoxificación del organismo, síntesis de hormonas, análisis de laboratorio), ambientales (tratamiento industrial de aguas y suelos contaminados), químicas (fabricación de detergentes y síntesis de productos químicos) usos en la industria alimentaria, etc.

Junto con PARACAT, DIGIMAN 4.0 –del investigador José Antonio Yagüe, del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A)– es el otro proyecto de investigación de la Universidad de Zaragoza que contará con otros 500.000 euros de apoyo económico europeo, en este caso para desarrollar tecnologías de fabricación para la “4ª revolución industrial”, a la que alude el propio nombre del proyecto.

Foto